Stats

jueves, 9 de febrero de 2017

Tzvetan Todorov


“Every individual is multicultural; cultures are not monolithic islands but criss-crossed alluvial plains. Individual identity stems from the encounter of multiple collective identities within one and the same person; each of our various affiliations contributes to the formation of the unique creature that we are. Human beings are not all similar, or entirely different; they are all plural within themselves, and share their constitutive traits with very varied groups, combining them in an individual way. The cohabitation of different types of belonging within each one of us does not in general cause any problems- and this ought , in turn, to arouse admiration: like a juggler, we keep all the balls of our identity in the air at once, with the greatest ease!
Individual identity results from the interweaving of several collective identities; it is not alone in this respect. What is the origin of the culture of a human group? The reply- paradoxically- is that it comes from previous cultures. A new culture arises from the encounter between several smaller cultures, or from the decomposition of a bigger culture, or from interaction with neighboring culture. There is never a human life prior to the advent of culture.”

Tzvetan Todorov (1/3/1939 - 7/2/2017)

martes, 7 de febrero de 2017

Pregunta de alumno de 4º ESO



¿Quién soy yo?

Me considero una persona bastante buena y trabajadora, por ese motivo pienso que el objeto/cosa que mejor me describe como persona es un ascensor.

He pensado que un ascensor se parece a mi forma de ser principalmente por los diferentes pisos que puede alcanzar, es decir, yo, como he mencionado antes, me considero trabajador y por ello en función de mi esfuerzo puedo llegar a un piso alto pero mi esfuerzo tendrá que ser mayor. Otra característica mía es que me gusta ayudar al prójimo y como todos sabemos el ascensor facilita las cosas a los demás. Yo intento hacerlo día a día como el uso de un ascensor que es diario. Gran parte de los ascensores suelen tener un espejo en este caso mi función es reflejar lo bueno de la gente. Pienso que todo el mundo tiene muchas cosas positivas que no valora lo suficiente. Yo siempre estoy dispuesto a aceptar a nuevas personas como las puertas de un ascensor que no le importan la raza, el color, la nacionalidad etc… No me suelo enfadar pero cuando lo hago tiene que venir un técnico a arreglarme.

En conclusión creo que me parezco a un ascensor respecto a la personalidad ya que ayudó con las cargas de los demás.

Javier Reig

miércoles, 1 de febrero de 2017

Pregunta de alumna de 4º ESO

¿Quién soy yo?

Soy un barco. No emprendo un solo viaje, sino varios. Tomo distintas decisiones, diferentes rutas, me encuentro en un mar inmenso y desconocido.

Me cruzo con distintos navíos, más seguros, más bonitos, más pequeños... algunos ocultan tesoros y otros navegan vacíos. Cada día me enfrento a un mar imprevisible, lucho contra tormentas y floto por aguas tranquilas. Cuando espero y busco el lugar correcto recojo buena pesca.

Soy dirigido por el timón, y debo mantener el mismo peso en babor y estribor para no hundirme, aunque no podría navegar sin la vela mayor ni la ayuda del viento, o sin la quilla, la pieza más importante de la estructura sobre la que se construye un barco, la columna vertebral.

A veces choco contra arrecifes o icebergs, daño el casco de la nave y otras veces la estructura interna. Voy cargado o vacío, y navego por mares fríos y cálidos. Soy un explorador que surca el mar infinito, pero soy prudente cuando observo una tormenta y doy la vuelta. Soy un barco de vela, me gusta escuchar las olas rompiendo contra las rocas y a las gaviotas graznar, más que emitir fuertes sonidos como hacen los barcos de vapor.

Me he comparado con un barco, me gusta el mar, navegar y lo que esto supone, evadirse de la realidad. He elegido un barco porque muchas veces sigo una ruta marcada y llego al puerto, y otras me pierdo, me hundo, y vuelvo a flote.Soy un barco. No emprendo un solo viaje, sino varios. Tomo distintas decisiones, diferentes rutas, me encuentro en un mar inmenso y desconocido.

Me cruzo con distintos navíos, más seguros, más bonitos, más pequeños... algunos ocultan tesoros y otros navegan vacíos. Cada día me enfrento a un mar imprevisible, lucho contra tormentas y floto por aguas tranquilas. Cuando espero y busco el lugar correcto recojo buena pesca.

Soy dirigido por el timón, y debo mantener el mismo peso en babor y estribor para no hundirme, aunque no podría navegar sin la vela mayor ni la ayuda del viento, o sin la quilla, la pieza más importante de la estructura sobre la que se construye un barco, la columna vertebral.

A veces choco contra arrecifes o icebergs, daño el casco de la nave y otras veces la estructura interna. Voy cargado o vacío, y navego por mares fríos y cálidos. Soy un explorador que surca el mar infinito, pero soy prudente cuando observo una tormenta y doy la vuelta. Soy un barco de vela, me gusta escuchar las olas rompiendo contra las rocas y a las gaviotas graznar, más que emitir fuertes sonidos como hacen los barcos de vapor.

Me he comparado con un barco, me gusta el mar, navegar y lo que esto supone, evadirse de la realidad. He elegido un barco porque muchas veces sigo una ruta marcada y llego al puerto, y otras me pierdo, me hundo, y vuelvo a flote.



Carlota Mendoza