Stats

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Intenta

 cumplir tus sueños


Dreams
Hold fast to dreams
For if dreams die
Life is a broken-winged bird
That cannot fly.

Hold fast to dreams
For when dreams go
Life is a barren field
Frozen with snow.

Langston Hughes

domingo, 23 de septiembre de 2012

Peregrino


Vuelve siempre donde has sido feliz, mas atraviesa el desierto.



¿Volver?  Vuelva el que tenga,
tras largos años, tras un largo viaje,
cansancio del camino y la codicia
de su tierra, su casa, sus amigos,
del amor que al regreso fiel le espere.

Mas ¿tú? ¿volver? Regresar no piensas,
sino seguir libre adelante,
disponible por siempre, mozo o viejo,
sin hijo que te busque, como a Ulises,
sin Ítaca que aguarde y sin Penélope.

Sigue, sigue adelante y no regreses,
fiel hasta el fin del camino y tu vida,
no eches de menos un destino más fácil,
tus pies sobre la tierra antes no hollada,
tus ojos frente a lo antes nunca visto.
Luis Cernuda










sábado, 15 de septiembre de 2012

domingo, 9 de septiembre de 2012

Incorrecciones comunes de la lengua

Muchas personas utilizan la expresión "a grosso modo" en sus discursos, conferencias o, simplemente, para dejar estupefactos al personal con su verborrea.  Lo que no saben es que anteponer la preposición "a" a la locución latina "grosso modo" es incorrecto.

Según el Diccionario panhispánico de dudas, significa: "aproximadamente o a grandes rasgos."

Ejemplo correcto del Diccionario:  "El costo de la vida aquí corresponde, grosso modo, al de México."

lunes, 3 de septiembre de 2012

Back to school

Lo prometido es deuda.  Aquí estamos.  Dispuestos a tomar las riendas de nuestro tiempo, a administrarlo bien.  Para ello, dejaremos de lado las cuestiones banales, aquellas que no nos aportan nada a lo que significa sentirse vivo. Aprenderemos a planificarnos nuestros días para que nos dé tiempo a todo. Y todo esto, sin darnos cuenta.  Que no nos duela el trabajo bien hecho y el tiempo empleado en ello sino que nos reconforte esa sensación de saber priorizar tareas, deberes y, ¿por qué no?...  vivencias.

Los dos conejos, Tomás de Iriarte

No debemos detenernos en cuestiones 
frívolas, olvidando el asunto principal.

Por entre unas matas,
seguido de perros
(no diré corría),
volaba un conejo. 

De su madriguera
salió un compañero,
y le dijo: "Tente,
amigo, qué es esto?"

"¿Qué ha de ser?-responde:
-sin aliento llego...
Dos pícaros galgos
me vienen siguiendo."

"Sí -replica el otro,
-por allí los veo...,
pero no son galgos."
"¿Pues qué son?" "Podencos."

"¿Qué? ¿Podencos dices?"
"Sí, como mi abuelo."
"Galgos y muy galgos,
bien vistos los tengo."

"Son podencos: vaya,
que no entiedes de eso."
"Son galgos te digo"
"Digo que podencos."

En esta disputa,
llegando los perros,
pillan descuidados
a mis dos conejos.

Los que por cuestiones
de poco momento
dejan lo que importa
llévense este ejemplo.